¿Cómo superó la ansiedad de viajar al espacio el director de la NASA?

El color naranja es inconfundible. El cristal negro de su casco, icónico. La bandera de las barras y las estrellas está en su hombro izquierdo y su nombre estampado en su corazón: Charlie Bolden, administrador de la NASA.

Mientras su traje espacial es exhibido en el stand de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), Charles Frank Bolden, Jr., máximo responsable de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés), mantiene algunas reuniones de alto nivel en Guadalajara durante el 67 Congreso Internacional de Astronáutica.

Entrenado como piloto de combate, Bolden fue comandante en las misiones de vuelo de los transbordadores Columbia, Discovery y Atlantis, incluida la que puso en órbita el telescopio espacial Hubble, una de las labores más complicadas de su carrera.

Charlie Bolden, director de la NASA. Crédito de la imagen: NASA

CientíficoDigital.Mx le preguntó cuál fue la emoción que tuvo que controlar cuando estuvo en el espacio.

“Siempre hay ansiedad, porque nunca lo has hecho antes, emocionalmente pasas por una montaña rusa de emociones en lo que llegas al espacio, luego miras abajo y ves la tierra, lo hermosa que es, pero sobre todo te das cuenta que no hay fronteras, todo el mundo dice eso, pero realmente no te impacta hasta que miras por la ventana y la ves en toda su belleza”, relató Bolden que experimentó en su primer vuelo espacial.

Esta perspectiva desde el espacio, que sólo pocas personas han podido apreciar con sus propios ojos, el planeta adquiere un nuevo significado y sus problemas también, como el calentamiento global.

“El cambio climático es un área de importancia crítica para la NASA, aunque no somos una organización política, somos una de las organizaciones que provee datos a los científicos y a los tomadores de decisiones políticas en temas como el abastecimiento de agua, el manejo de los cultivos o las previsiones por desastres naturales, es importante intentar hacer entender a las personas los efectos que tiene el cambio climático y cómo podemos revertirlo o detenerlo, es un gran reto”, señaló Bolden.

Mientras él habla, los asistentes al congreso siguen pasando frente al traje que el portó cuando subió al espacio. Él comparte sus experiencias y los demás se prueban los guantes, tocan el casco como si fuera un amuleto de la suerte y se toman una foto o se llevan una postal con la fotografía oficial de Bolden portando el traje, donde además se reseña la trayectoria y las misiones de este astronauta de la NASA.

Bolden no deja de decir que la NASA siempre ha puesto sus ojos en Marte  “ya hemos probado la nave Orión, que será el vehículo que descenderá a Marte, donde en su momento pondremos humanos en la superficie del planeta rojo”.

A pesar de su extensa trayectoria, Bolden se negó diplomáticamente a dar algún consejo a la Agencia Especial Mexicana, pero elogió el gran nivel de ingeniería de los mexicanos y recordó a Rodolfo Neri Vela quien entrenó para ser astronauta en la misma época que él.

“La Agencia Espacial Mexicana, bajo sus directivos determinará su propio curso de acción y lo que debe realizar, es mucho más pequeña que la NASA, donde tenemos cuatro grandes directores de misiones, pienso que la AEM están haciendo un gran trabajo en el país al utilizar los valores que tienen aquí, tienen increíbles destrezas ingenieriles, además, a través de la agencia, tratan de animar a los jóvenes para entrar al campo de las matemáticas, la ciencia y la tecnología”, compartió emocionado Bolden.

El último día del Congreso de Astronáutica, los responsables del traje llegan por él a mediodía, sin más honores que el haber servido a Charlie Bolden en sus misiones espaciales lo apretujan en una maleta junto al traje ruso que utilizó Peggy Whitson, otra astronauta de la NASA, a la espera de llevarlos a la siguiente exhibición ya no vestirán astronautas en el espacio ahora emocionarán a terrenales curiosos.

Un videojuego para conocer el océano

El proyecto “Infinite Scuba” permite la exploración del océano a través de la realidad virtual.

No se preocupe por los niveles de oxígeno, el costo del equipo ni el boleto de avión para viajar al otro lado del mundo. Es más, ni siquiera tiene que saber nadar. Sólo tiene que ponerse un visor y sumergirse en el mundo de la realidad virtual.

Kathie Flood y Russ Glaeser crearon “Infinite Scuba” un videojuego que permite explorar el océano gracias a esta tecnología.

Bucear sin límites en los mejores lugares del planeta es un sueño hecho realidad. A través de un simulador de buceo “queremos que las personas experimenten cómo es bucear en el océano”, explica Kathie, la directora del proyecto, a CientificoDigital.mx.

“Queremos incentivar el uso de las tecnologías, las personas se están comunicando a través de los videojuegos muy bien, así que queríamos construir algo que contribuya a la educación ambiental”, comenta Kathie, originaria de Seattle, donde surgió la idea de desarrollar el juego cuando se dieron cuenta que en esa ciudad muchas personas no saben nada acerca de las especies que viven en el agua, a pesar de vivir tan cerca de ella.

En el demo del videojuego se puede hacer un recorrido en la Barrera del Arrecife de Belice con un plus: poder explorar el mar al lado de una de las especialistas en la materia en el mundo, la Dra. Sylvia Earle.

“Es una de esas fantasías que todos quisiéramos hacer, así que esta es la oportunidad de ser un verdadero buzo guiado por un experto en un hermoso lugar del planeta para ver a los animales con su tamaño y velocidad real, interactuando en su medio natural como si realmente estuvieras en Belice”, detalla Kathie en su stand dentro del Congreso Mundial de Conservación de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza en Hawái.

El videojuego completo también permite bucear en Micronesia, identificar peces y corales, tomar fotografías, encontrar objetos en el fondo marino, limpiar el arrecife, monitorear especies invasoras y aprender ciencias e historia.

infinite-scuba-screenshot-10
El juego permite realizar distintas acciones como identificar especies. Crédito de la imagen: Infinite Scuba

“Empezamos con una lista de lo que queríamos hacer, hablamos con personas que han vivido ahí, que conocen mucho del lugar, escogimos las especies más icónicas por las que las personas bucean para conocerlas y buscamos material de referencia como fotografías y videos para hacer modelos en tercera dimensión con la computadora, lo que lo hace un ambiente totalmente 3D”, explica Russ encargado del diseño visual del videojuego.

Aunque actualmente las tecnologías para producir videojuegos son muy buenas, la creación de un ambiente subacuático fue uno de los retos que tuvieron que superar estos desarrolladores, ya que estos programas informáticos no están diseñados para una experiencia submarina, por lo que el equipo tuvo que hacer muchas pruebas, a través de capas y capas de diferentes efectos,  para lograr que el agua se viera real.

“Tenemos mucha libertad, lo que es muy divertido, pudimos hacer una gran cantidad de cosas que no podríamos haber hecho si trabajáramos en un juego convencional donde tuviéramos que agregar armas, sangre y todo ese tipo de cosas, nos enfocamos en cómo hacer ver realista a los animales salvajes, como hacer que parezca real que estás bajo el agua, esos fueron desafíos muy divertidos”, cuenta Kathie quien menciona que una de las cosas que están trabajando ahora es en poder representar pulpos gigantes del pacífico (Enteroctopus dofleini) que se mueven en una forma fluida y escurridiza.

Las especies que aparecen en el juego tienen la apariencia y los movimientos que tienen en la realidad reales. Crédito de la imagen: Infinite Scuba
Las especies que aparecen en el juego tienen la apariencia y los movimientos que tienen en la realidad reales. Crédito de la imagen: Infinite Scuba

Este videojuego funciona como la mayoría de los juegos, con los controles de movimiento a través del las flechas del teclado. Existe una versión gratuita para profesores en su página web www.infinitescuba.com