El cambio climático ya afecta a Jalisco

  • La costa del pacífico es vulnerable a los efectos del cambio climático global; en la zona de Los Altos ya se analiza un plan de adaptación.
  • 67% del estado de Jalisco se encuentra vulnerable a la sequía. 26% se encuentra en alto riesgo.

“Si seguimos al ritmo que llevamos, pronto vamos a estar como especie en peligro de extinción, no vamos a tener agua para sobrevivir, vamos a andar emigrando, vamos a tener vacas flacas, vamos a acabar con la poca vegetación nativa que tenemos, no vamos a tener nada”, lamentó Fernando Torres, presidente de la Asociación de Silvicultores de Los Altos A.C.

Matorral en la zona de Los Altos de Jalisco
Matorral en la zona de Los Altos de Jalisco

Al líder de esta organización de productores preocupados por el medio ambiente le preocupan los efectos del cambio climático en su región, “este año ha sido atípico, anormal, ha habido pocas lluvias, los embalses están vacíos, tenemos altas temperaturas todavía, no han entrado ciclones por el pacífico, los que se formaron pasaron lejísimos, no se arriman al continente, no tenemos agua en la mesa central”, enfatizó este silvicultor quien recuerda que hace 20 años los pozos para extraer agua que tenían una profundidad de 15 metros, ahora están a  250 metros.

De acuerdo al Instituto de Información Territorial (iTerritorial), la mayoría del territorio de Jalisco (67%) se encuentra clasificado como “zonas propensas a la sequía en mayor o menor grado”.

Zonas hídricas en Jalisco. Fuente: iTERRITORIAL, 2013
Zonas hídricas en Jalisco. Fuente: iTERRITORIAL, 2013

En la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), de Jalisco, reconocen que el cambio climático sí ha afectado al estado, especialmente en la región de Los Altos, donde ya contemplan plantar árboles resistentes a las sequías.

“Tenemos que hacerlo pronto, de una forma muy intensiva, la Semadet y el gobierno del estado pocas veces han volteado a la parte sustentable, a lo ecológico, es tiempo de hacerlo”, advirtió Torres, quien no deja de pensar que esas acciones se pudieron haber realizado 20 años atrás cuando ya se temía la desertificación de la zona.

“Cada vez infiltramos menos agua, y sacamos más agua al subsuelo, la subsistencia, la necesidad de alimentos, se ha vuelto destructiva del medio ambiente, se han multiplicado las granjas de aves, se han extendido las áreas de cultivos para los alimentos de esas mismas aves, se talaron mezquites, huizaches y nopaleras que eran boscosas e infiltraban grandes volúmenes de agua, al quitar esa vegetación nativa y sustituirla por gramíneas como el maíz,  cebada, trigo o avenas, no se infiltra el agua”, enfatizó.

El cambio climático es una realidad innegable.

“El cambio climático existe, está impactando a varias regiones y hay que adaptarse a eso”, no duda en afirmar Gabriel Blanco, autor principal coordinador del Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

Estos informes son los reportes científicos con mayor prestigio en el mundo sobre el tema del cambio climático. En el año 2007 el IPCC ganó el premio Nobel de la paz por su trabajo.

Las conclusiones de este quinto informe se corroboran con la realidad.

De acuerdo a este documento existe un “riesgo de pérdida de ecosistemas y biodiversidad marinos y costeros, y los bienes, funciones y servicios ecosistémicos que proporcionan para obtener medios de subsistencia en la costa, especialmente para las comunidades pesqueras en los trópicos”, como es la costa mexicana.

También advierte sobre el “riesgo de pérdida de medios de subsistencia e ingresos en las zonas rurales debido a insuficiente acceso al agua potable y agua para el riego y a una reducida productividad agrícola, en particular para los agricultores y ganaderos con poco capital en las regiones semiáridas”, lo que coincide con la situación que se presenta en la región de Los Altos de Jalisco.

Por otra parte, a finales de 2015 en las costas de Jalisco se presentó el impacto del huracán Patricia, una súper tormenta que en su momento fue catalogada como la peor de la historia que se tenga registro.

Este fenómeno afectó directamente a comunidades de cientos de pescadores que perdieron los techos de su casa.
Las predicciones de los científicos comienzan a hacerse realidad y cada vez son más constantes este tipo de episodios extremos que provocan, como lo señala el Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC),  “inundaciones costeras y pérdidas de hábitats debido a la elevación del nivel del mar”.  

Sigue el tráfico de jaguares en México

Alguna vez, los jaguares fueron los reyes del centro y sur de América, ocupando extensiones de tierra desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina; ahora es cada vez más raro encontrar sus pisadas por esos parajes a pesar de varios esfuerzos por parte del estado mexicano.

  • Desde 1950 las poblaciones de jaguares empezaron a decrecer por la caza legalizada de sus pieles y la gran colonización de los grandes montes.
  • En México, los jaguares son desollados y sus pieles vendidas como trofeo de caza. De continuar esta tendencia podrían ser declarados extintos en los próximos años.
  • México es el único país de América que ha realizado un censo del número de jaguares en libertad, calculando la presencia de 4000 animales en todo el territorio.

  • Los jaguares necesitan miles de hectáreas para poder ejercer su función como selectores naturales y depredadores máximos del bosque tropical. Foto cortesía de Gerardo Ceballos.

Esquivo y solitario, el jaguar es un cazador nocturno que difícilmente se deja ver. Sin otro competidor natural, ocupa el tope de la cadena trófica. Sin embargo, los seres humanos se han convertido en los peores predadores de este felino, el más grande del continente americano.

De acuerdo con datos solicitados por Mongabay.com a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), del 2013 al 2016 se aseguraron un total de 68 jaguares en diferentes Unidades de Manejo Ambiental (UMA), Predios Intensivos de Manejo de la Vida Silvestre (PIMV), zoológicos y individuos. Durante ese tiempo, hasta se consiguieron un total de sietepieles de jaguar.

En ese periodo, las autoridades mexicanas encargadas de la protección de la especie realizaron filtros de inspección a medios de transporte para detectar cargamentos ilegales de fauna silvestre y visitas de inspección a taxidermistas y curtidurías −pero solamente cuatro personas fueron remitidas al ministerio público federal en relación con estos hechos.

En el país, el castigo para quien realice actividades de caza, pesca o captura de algún ejemplar de fauna silvestre en peligro de extinción −catalogada en la Norma Oficial Mexicana 059− establece una pena de uno a nueve años de prisión y una multa económica.

“El tráfico de esta especie es completamente ilegal, nosotros no autorizamos, porque está en el apéndice 1 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la exportación ni de jaguares ni de alguna de sus partes ni de nada que tenga que ver con eso”, aseguró Jorge Maksabedian, director general de Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) de México.

El funcionario indicó que según un censo realizado en el año 2010, contabilizaron aproximadamente de 4000 jaguares vivos en toda la república, aunque según las estimaciones de un nuevo censo que estaría próximo a darse a conocer, quedarían menos −entre 3000 y 3500 animales.

A lo largo del país, los jaguares transitan por la vertiente del golfo de México que comprende los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo; la vertiente del pacífico integraría Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas; y al centro en San Luis Potosí, Hidalgo, Querétaro y Puebla.

Erik Saracho, integrante del grupo de expertos para la conservación del jaguar y otros felinos silvestres en México, quien participó en la realización del censo del 2010 en la zona de Jalisco y Nayarit, contradijo el más reciente conteo de especies.

Saracho asegura que ya existe un protocolo unificado para el monitoreo de los jaguares. “Me parece totalmente irresponsable el hecho de que Maksabedian, antes de que hagamos el siguiente censo, se anime a decir el resultado,” dijo. Cada censo de especies en peligro, como el jaguar, cuesta millones de pesos, y el conteo es un tema de debate constante entre el estado y las organizaciones de conservación.

Es muy difícil que los jaguares que han sido mantenidos en cautiverio puedan regresar a su entorno natural porque no aprendieron a cazar. Foto cortesía de PROFEPA.
Es muy difícil que los jaguares que han sido mantenidos en cautiverio puedan regresar a su entorno natural porque no aprendieron a cazar. Foto cortesía de PROFEPA.

Un selector natural

Alguna vez, los jaguares fueron los reyes del centro y sur de América, ocupando extensiones de tierra desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina. Ahora es cada vez más raro encontrar sus pisadas por esos parajes.

A decir de Gerardo Ceballos, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desde 1950 las poblaciones de jaguares empezaron a decrecer por la caza legalizada de sus pieles y la gran colonización de los grandes montes. “La población mexicana pasó de algunos millones a más de 100 millones en la actualidad. Perdimos más del 50 % de la selva y eso generó un gran impacto”, dijo Ceballos.

“El jaguar abarca enormes espacios, es carnívoro, es un animal que se parece a nosotros, al ser el depredador tope se encuentra en la cima de la cadena biológica pero para tener un jaguar sano debe tener qué comer”, explica Saracho.

Argumenta que la dieta del jaguar es algo que le preocupa, ya que en México hoy en día hay mucha cacería ilegal, por lo que el jaguar tiende a cazar lo que puede, cambiando su dieta. Saracho, director de la Alianza Jaguar A.C., ha colocado alrededor de los cuellos de los jaguares collares con Sistema de Posicionamiento Global (GPS) para seguir sus pasos.

Las figuras negras sobre el pelaje amarillo del jaguar son sus huellas digitales, únicas en cada espécimen. Esta imponente especie ha caído en el olvido de la mente de los mexicanos. Los jaguares son desollados y sus pieles vendidas como trofeo de caza. De continuar esta tendencia podrían ser declarados extintos en los próximos años.

Los cachorros de jaguares son vendidos como cualquier mascota hasta que sus dueños no los pueden seguir manteniendo por los cuidados que requieren. Crédito: Facebook.
Los cachorros de jaguares son vendidos como cualquier mascota hasta que sus dueños no los pueden seguir manteniendo por los cuidados que requieren. Crédito: Facebook.

Esfuerzos de conservación

En febrero de este año, un joven exhibía una fotografía en las redes sociales con un cachorro de jaguar y pedía ayuda a sus seguidores y seguidoras para ponerle un nombre. Fuera de su entorno natural, al pie de una camioneta de lujo, el cachorro de jaguar luce atemorizado frente a la cámara.

Internet se ha convertido en el nuevo escaparate para la venta y el tráfico ilegal de especies de vida silvestre. “Todavía se siguen matando jaguares por trofeo, no sabemos cuántos porque es ilegal, pero a través de las redes sociales identificamos de vez en cuando alguna persona que sube una fotografía con un jaguar cazado”, deploró Ceballos.

En México la legislación es muy laxa —casi cualquier persona puede tener un jaguar de forma legal en su casa, luego de comprarlo en una tienda de mascotas por entre 60 y 65 mil pesos (3.00 dólares).

“Te lo facturan, te lo entregan y el gobierno mexicano no se entera de dónde lo tienes, en buenas o  en malas condiciones”, lamentó Saracho.

“En México hay más de 200 jaguares en cautiverio, todavía se puede comprar un jaguar legalmente en el país”, lamentó el Ceballos, quien dirige un grupo de trabajo en el Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna silvestre de la UNAM, el cual ha colocado el mayor número de radio collares. Esto les ha permitido realizar un trabajo detallado del uso del hábitat, el impacto de las carreteras y de la relación del jaguar y sus presas.

Como parte de los mecanismos para la protección de los jaguares en México, PROFEPA ha implementado un total de 125 Comités de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP), específicamente para la protección del jaguar y su hábitat. A través de los Comités, se fomenta el cuidado y la protección de los recursos naturales, brindándoles capacitación para realizar las acciones necesarias para sensibilizar y orientar a la población en relación con la protección del ambiente y el uso racional de los recursos naturales, y para que ejerzan su derecho a formular y promover la denuncia ambiental.

“A lo largo de la república, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) tiene establecidos estos comités de vigilancia comunitaria que ya están conformados, capacitados en vigilancia y monitoreo en función del marco legal ambiental de atención y prevención de conflictos por depredación de ganado por parte de los jaguares”, enfatizó Maksabedian. Añadió que generalmente se pide a los presidentes de los comisariados ejidales que quienes encabecen estos comités sean voluntarios que trabajen para el beneficio de las comunidades.

Los especialistas en esta especie, constituidos en la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, han determinado una estrategia urgente para la conservación de estos felinos. Esto comprenderá acciones como la protección de sus corredores biológicos y las áreas prioritarias para su conservación, la resolución del conflicto que se provoca cuando los jaguares cazan el ganado en las zonas rurales, el paro de la cacería ilegal y el mantenimiento de jaguares en cautiverio −así como el diseño de una mejor legislación para conservar a los jaguares.

De no ser por las amenazas que enfrentan, los jaguares podrían recorrer grandes extensiones del territorio mexicano que irían desde Sonora, cerca de la frontera con Estados Unidos, hasta Chiapas en la frontera sur con Guatemala. Mapa cortesía de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar.
De no ser por las amenazas que enfrentan, los jaguares podrían recorrer grandes extensiones del territorio mexicano que irían desde Sonora, cerca de la frontera con Estados Unidos, hasta Chiapas en la frontera sur con Guatemala. Mapa cortesía de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar.

Publicado originalmente el 31 de marzo de 2016

Encuentran cientos de especies en una Reserva UNESCO programada para una mina de oro

Un estudio biológico de una semana de duración realizado en la Reserva de la Biosfera de Sierra La Laguna en Baja California Sur encontró 877 especies, 29 de ellas amenazadas.

La especie de ave San Lucas Cassin (Vireo solitarius lucasanus) es una de las muchas especies que se encuentran en Sierra La Laguna. Crédito Alan Harper CC BY-NC 4.0
La especie de ave San Lucas Cassin (Vireo solitarius lucasanus) es una de las muchas especies que se encuentran en Sierra La Laguna. Crédito Alan Harper CC BY-NC 4.0

 

  • El área protegida y Reserva de la Biosfera Global por la UNESCO es el sitio del disputado proyecto de minería de oro denominado Los Cardones.
  • Los hallazgos del equipo ponen en duda la Declaración de Impacto Ambiental emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que en el sitio se encuentran sólo 220 especies y da luz verde al proyecto minero.
  • Los involucrados en este reciente estudio biológico dicen que sus resultados cuestionan la eficacia del proceso de evaluación del impacto ambiental de México. En la actualidad, alrededor del 19 por ciento de la masa continental de México está repartida entre más de 33.000 concesiones mineras.

Una mina de oro a cielo abierto está en proceso en la Reserva de la Biosfera de Sierra La Laguna en Baja California Sur desde 2007, pero un nuevo estudio de la biodiversidad puede convencer a los funcionarios para revocar los permisos de la mina.

En poco más de una semana, los científicos descubrieron cerca de 900 especies en la zona protegida – muchas más que las 220 enumeradas por la Declaración de Impacto Ambiental de la mina que permitió que el proyecto avanzara.

Los científicos de La Nueva Generación de Investigadores del Desierto Sonorense esperan que su estudio publicado en junio contribuirá a los esfuerzos para detener Los Cardones concesión de la mina de oro, propiedad de Desarrollos Zapal y Grupo Invecture.

Sierra La Laguna se encuentra en el centro de la península de Baja California, equidistante  de La Paz, la capital del estado y la comunidad costera de Todos Santos.

La amenaza que representa la minería de oro a cielo abierto para el suministro de agua local ha unido a las comunidades costeras y a los ganaderos del interior para oponerse al  proceso burocrático que permitió la mina y a los influyentes intereses comerciales de por medio.

Ben Wilder, ecologista de la Universidad de Arizona y director de La Nueva Generación, dijo en una entrevista para el sitio Mongabay.com que la lucha contra esta mina plantea la pregunta: “¿Qué significa realmente un área natural protegida en México en este momento?”

Sierra La Laguna no es la única área protegida en México amenazada por la minería. Después de una ola de concesiones mineras en los últimos años, 10 por ciento de las áreas protegidas en México tienen concesiones mineras dentro de sus límites.

Los Cardones: ¿Minería sustentable o riesgo medioambiental?

La mina de oro Los Cardones fue propuesta en 2007, y extraería un estimado de 40 toneladas de oro durante un período de diez años. En el proceso, la minería desenterraría 143 millones de toneladas de roca, consumiría 300 millones de kilovatios-hora de electricidad y liberaría 150 mil toneladas de dióxido de carbono (CO2), según las estimaciones de La Nueva Generación.

El sitio web de Los Cardones explica que la mina será un líder en la “minería sustentable” y en el uso de una planta de procesamiento de agua para disminuir su dependencia de las reservas de agua locales.

Cinco kilómetros cuadrados de la concesión de la mina se encuentran dentro de la zona de amortiguamiento de la Reserva de la Biosfera Sierra La Laguna. La reserva fue creada en 1994 y reconocida por la UNESCO como Reserva de la Biosfera Global en 2003.

Global Forest Watch muestra cómo la Reserva de la Biosfera Sierra La Laguna contiene el único Paisaje de Bosque Intacto (PBI) de Baja California: una gran extensión, relativamente intacta de bosque primario que todavía tiene sus niveles originales de  biodiversidad. La mina de oro de Los Cardones está situada a unos cinco kilómetros del (PBI). Fuente de datos: Greenpeace, Universidad de Maryland, Instituto de Recursos Mundiales y Mundo transparente. "Paisajes Forestales Intactos. 2000/2013 " Consultado a través de Global Forest Watch el 05 de agosto de 2016. www.globalforestwatch.org
Global Forest Watch muestra cómo la Reserva de la Biosfera Sierra La Laguna contiene el único Paisaje de Bosque Intacto (PBI) de Baja California: una gran extensión, relativamente intacta de bosque primario que todavía tiene sus niveles originales de  biodiversidad. La mina de oro de Los Cardones está situada a unos cinco kilómetros del (PBI). Fuente de datos: Greenpeace, Universidad de Maryland, Instituto de Recursos Mundiales y Mundo transparente. “Paisajes Forestales Intactos. 2000/2013 ” Consultado a través de Global Forest Watch el 05 de agosto de 2016. www.globalforestwatch.org

 

Los críticos dicen que la minería de oro en Sierra La Laguna pondría en peligro más que la biodiversidad. Esta reserva es una importante zona de recarga de las aguas subterráneas. El agua fluye desde su arista norte de la cuenca de La Paz antes de acabar en el Golfo de California. Al Oeste, el agua fluye hacia Todos Santos y desemboca en el Pacífico. El consumo de esta agua o contaminantes tendría efectos significativos en ambos lados de la península, dice grupo de la sociedad civil, Medio Ambiente y Sociedad en Baja California Sur.

La geografía y el clima de Baja California Sur plantean nuevos riesgos para la minería a cielo abierto.

Sierra La Laguna está tipificada como un bosque seco. La región fue aislada del resto de la península durante millones de años, lo que resultó en la evolución de muchas especies únicas. Foto de Michael Bogan
Sierra La Laguna está tipificada como un bosque seco. La región fue aislada del resto de la península durante millones de años, lo que resultó en la evolución de muchas especies únicas. Foto de Michael Bogan

Baja California Sur tiene altos niveles de actividad sísmica, y registra un promedio de 100 terremotos cada año, entre 4,5 y 7 en la escala de Richter.

La península de Baja también es propensa a los tsunamis y huracanes que llegan del Pacífico. Las piscinas de lixiviación de la mina, que contienen productos químicos peligrosos, como el cianuro, estarían en riesgo de fugas peligrosas en el caso de un desastre natural.

Desarrollos Zapal dice que la mina generará 300 puestos de trabajo directos y otros 2.500 indirectos. La compañía también se ha comprometido a proyectos de responsabilidad corporativa, tales como la mejora de las carreteras y la entrega de becas a los estudiantes locales. Sin embargo, los dueños de negocios locales han advertido de que la mina también podría conducir a la pérdida de empleos en la industria del turismo.

Los críticos dicen que otros impactos potenciales de la mina incluyen la contaminación del aire, la desertificación, la erosión del suelo y la contaminación y el desbordamiento de residuos.

La fiebre del oro en áreas protegidas de México

El presidente de México, Enrique Peña Nieto aprobó amplias reformas de energía cuando entró en funciones en 2014. El sector de la energía, previamente nacionalizado, está abriendo gradualmente a la inversión extranjera. Mientras que el sector minero ha sido abierto a la inversión extranjera desde 1996, Peña Nieto ha otorgado concesiones de tierras tanto a empresas de minería y energía a un ritmo sin precedentes.

En la actualidad, el 18.8 por ciento de la masa continental de México, 37 millones de hectáreas, se reparten entre las 33,303 concesiones mineras. La industria minera de México es la cuarto más grande en el mundo, con 888 proyectos mineros activos. La inversión canadiense, que está detrás de la mina Los Cardones, es el principal motor de la minería en México.

Más del 18 por ciento de la superficie terrestre de México ha sido concesionada para actividades mineras. Fuente de información: Secretaría de Economía. "Concesiones mineras en México". Consultado a través de Global Forest Watch el 05 de agosto 2016.
Más del 18 por ciento de la superficie terrestre de México ha sido concesionada para actividades mineras. Fuente de información: Secretaría de Economía. “Concesiones mineras en México”. Consultado a través de Global Forest Watch el 05 de agosto 2016.

Las compañías mineras han asegurado concesiones en el 10 por ciento de la superficie de áreas protegidas en México. Hay 2.542 títulos mineros dentro de los límites de las reservas naturales protegidas federales, que abarcan más de 2,7 millones de hectáreas en 75 diferentes áreas nacionales protegidas.

La minería o la extracción de hidrocarburos pueden llevarse a cabo legalmente en los espacios naturales protegidos, si la Secretaría del medio ambiente emite un permiso basado en los resultados de una evaluación de impacto ambiental. Si lo permiten, la explotación debe tener lugar, “sin deteriorar el ecosistema, cambiando el paisaje de una manera significativa, o causar impactos ambientales irreversibles.”

Mientras que las autoridades federales estaban evaluando el impacto ambiental de la mina Los Cardones, los funcionarios estatales se pronunciaron en contra del proyecto en noviembre de 2013, diciendo que era “ambientalmente inviable”.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) completó la Declaración de Impacto Ambiental en julio de 2014, y se determinó que la mina no dañaría de manera integral la reserva de la biosfera y podría seguir adelante.

Los desarrolladores primero tenían que cumplir una serie de condiciones, que incluían asegurar títulos de propiedad, permisos de la Comisión Nacional del Agua y el permiso para cambiar el uso del suelo de forestal a minero.

¿Quién está detrás de Los Cardones?

Los inversores detrás de Los Cardones son un enigma. La mina está legalmente registrada por Desarrollos Zapal, con sus oficinas en La Paz. Zapal a su vez es una filial de Grupo Invecture, una firma de inversión con sede en la Ciudad de México, afiliado a Frontera Mining Corporation con sede en Vancouver.

Grupo Invecture posee la mina de cobre Cobre del Mayo / Piedras Verdes en Sonora, México, y la mina de oro y plata Monterde, en Chihuahua. El número de teléfono del Grupo Invecture está fuera de servicio, y una solicitud de entrevista en la oficina de la Ciudad de México fue denegada. Los representantes Zapal no respondieron a una solicitud de entrevista del sitio Mongabay.com.

Opositores de las minas en Baja California Sur han relacionado a los propietarios de Los Cardones con uno de los hombres de negocios más ricos de México: el magnate de telecomunicaciones y los medios de comunicación Ricardo Salinas Pliego. En el círculo de los inversionistas asociados con la mina Los Cardones, múltiples senderos conducen al conglomerado empresarial de Salinas Pliego, Grupo Salinas.

Según Forbes México, las empresas extranjeras cosecharán los beneficios de la reforma, y que las reformas conducirán a la consolidación del mercado, pero no a un aumento de la competencia. Salinas Pliego parece dispuesto a convertirse en un actor en la minería y la producción de energía. Su compañía de televisión, TV Azteca, ha dominado el mercado mexicano desde hace años, junto con Televisa.

La hija de Salinas Pliego, Ninfa Salinas Sada, es directora de la empresa de energía Grupo Dragón y fue senadora por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Ella estuvo implicada directamente en las negociaciones para modificar las leyes nacionales en materia de industria, el agua y la energía geotérmica, un sector en el que Grupo Dragón ha invertido mucho.

Grupo Dragón provee de energía a numerosas empresas del Grupo Salinas, así como a dos minas propiedad de Grupo Invecture.

A nivel local en Baja California Sur, las participaciones del Grupo Salinas también se relacionan con el proyecto de la mina Los Cardones. Servicios de Seguridad Privada Adamantium es parte del Grupo Salinas y ha proporcionado la seguridad tanto en el sitio de la mina y en un evento a favor de la minería en La Paz en 2015.

El Frente Pro Desarrollo Sustentable, es un nuevo grupo de Baja California Sur que promueve proyectos de desarrollo, incluyendo la mina Los Cardones. Uno de sus líderes es David de la Paz Ascencio, director de TV Azteca para el noreste de México.

“El agua es más valiosa que el oro”: organizaciones locales en Baja California Sur

Baja California Sur tiene una baja densidad de población, desierto, bosques y las playas del Pacífico en buen estado de conservación. Sierra La Laguna contiene el mayor Bosque Intacto en el estado, y los bajacalifornianos rápidamente se organizaron para oponerse a la mina, les preocupa que sería un peligro para los principales motores económicos del estado: el turismo y la producción agrícola.

Ganaderías rodean el sitio propuesto para la mina, en parcelas de propiedad comunales, los ejidos, que se distribuyeron después de la Revolución Mexicana.

Grupos con sede en La Paz y Todos Santos y los alrededores de Sierra La Laguna forman el Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida. Otros grupos miembros incluyen Agua Vale Más que Oro, varias organizaciones ganaderas, Sociedad de Historia Natural Niparajá  y cinco ejidos diferentes cerca de la mina.

En el verano de 2015, los organizadores locales estaban convencidos de que con el gobierno del estado de su lado, el proyecto estaba muerto. La reputación de Baja California Sur como destino turístico estaba a favor de su causa. La postura del gobierno cambió rápidamente el 28 de julio, 2015, cuando, en los últimos días de la administración local, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología de La Paz aprobaron repentinamente la solicitud de cambio de uso del suelo para la mina.

Tras esa movida, el Frente Ciudadano intensificó la presión para revertir la decisión, yendo tan lejos como el bloqueo de carreteras locales.

La Nueva Generación “La Biodiversidad ataca por sorpresa”

El aumento de la presión sobre el Gobierno del Estado funcionó, y para el final de Septiembre, las Autoridades Estatales han reiterado su oposición a la mina. Sin embargo, las regulaciones federales tendrán la última palabra. Mientras la Declaración de Impacto Ambiental de la Semarnat falle a favor de la mina, el proyecto podría mantenerse con vida.

Este es el lugar a donde llegaron los Investigadores del Desierto de Sonora. El equipo había cogido el viento del caso en el verano de 2014. Ben Wilder, investigador de la Universidad de Arizona, dice que la Nueva Generación tiene como objetivo, “romper las fronteras entre países y disciplinas.” El equipo interdisciplinario reúne a investigadores de Estados Unidos y México para estudiar los ecosistemas del desierto de Sonora.

Después de investigar los impactos del desarrollo hotelero propuesto en la costa de Baja California Sur, el caso de Los Cardones llamó su atención.

“Fue muy claro que no había mucha información sobre la diversidad de Sierra La Laguna”, dijo Wilder. “Teníamos el modelo de Cabo Pulmo, dijimos, `vamos a ver si podemos aplicarlo  aquí´.”

En coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Wilder y sus colegas Sula Vanderplank y Exequiel Ezcurra consiguieron permiso para llevar a cabo un estudio de la biodiversidad en la Sierra La Laguna.

Sabían que la situación era tensa. En 2014, el gobierno federal obligó a Desarrollos Zapal para regularizar los títulos de propiedad de las 18 parcelas que componen la concesión de minas antes de iniciar las actividades. Sin resolver los títulos de propiedad, la empresa habría entrado ilegalmente en el sitio. Desarrollos Zapal se ha enfrentado a una demanda de un ganadero que afirmaba que estaban tomando ilegalmente su tierra. La compañía también fue acusada de la remoción de la vegetación de manera ilegal.

Los guardias de seguridad a menudo estaban presentes en el lugar, y el equipo de Nueva Generación fue meticuloso en la preparación de los documentos de autorización necesarios para acceder a la Reserva de la Biosfera.

La expedición se realizó del 4 al 11 de diciembre de 2015. En esos ocho días, el equipo documentó la presencia de 877 especies en total, incluyendo 381 plantas, 29 mamíferos, 77 aves, 366 insectos y 24 reptiles y anfibios. De las especies identificaron 29 que están en las listas de especies en peligro de extinción en México, y 107 son endémicas de la región del Cabo, lo que significa que son únicas en el mundo. Veintinueve científicos de 19 instituciones participaron en el “bioblitz,” incluyendo los botánicos, ornitólogos, herpetólogos y entomólogos. Su informe fue publicado en junio.

El equipo de herpetología de La Nueva Generación en el campo de Sierra La Laguna. Foto de Jorge Valdez.
El equipo de herpetología de La Nueva Generación en el campo de Sierra La Laguna. Foto de Jorge Valdez.

Estos resultados son muy superiores a la Declaración de Impacto Ambiental original que había permitido continuar el proyecto Los Cardones, que encontró sólo 220 especies. La Nueva Generación compiló un desglose de las discrepancias entre los dos estudios.

Wilder dice que hay varias razones por las que su estudio encontró niveles mucho más altos de biodiversidad. “Las evaluaciones que hicieron carece fundamentalmente de rigor científico”, dice. “No hay transparencia en sus métodos y ningún proceso de revisión por pares”.

El Departamento de Desarrollo Urbano y Ecología de Baja California Sur señaló que no habían revisado el informe y no podía hacer comentarios sobre su importancia para el proceso de permisos.

Rana de árbol de Baja California (Pseudacris hypochondriaca) en Sierra La Laguna. Foto de Michael Bogan
Rana de árbol de Baja California (Pseudacris hypochondriaca) en Sierra La Laguna. Foto de Michael Bogan

Los Cardones: uno de muchos

La aprobación final del proyecto de la mina Los Cardones todavía está esperando los permisos de varias instancias gubernamentales, incluyendo la Comisión Nacional del Agua.

Los resultados del estudio de la Nueva Generación indican que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que permitiría avanzar a las concesiones de minería de Sierra La Laguna puede haber carecido del rigor científico necesario para evaluar adecuadamente la verdadera importancia biológica del área. Wilder dice que Los Cardones “encapsula una tendencia general”, en la evaluación ambiental inadecuada.

Semarnat ha sido criticada recientemente para la aprobación de DIAs para proyectos que ponen en riesgo los ecosistemas importantes, tales como el nuevo aeropuerto de Ciudad de México. Permisos para proyectos de desarrollo de alto perfil aprobados por la Semarnat más tarde han sido revocados después de prolongadas protestas ciudadanas. La aprobación del malecón Tajamar en Cancún por parte de la Semarnat fue posteriormente revocada cuando los grupos comunitarios protestaron por la destrucción de 57 hectáreas de manglar para su construcción.

La propuesta de Los Diegos para una mina marina en las costas de Baja California Sur perdió recientemente su oportunidad con la Semarnat, lo que indica un reconocimiento de la importancia biológica de la península. Mientras que las comunidades locales se han pronunciado en contra de Los Cardones durante años, el estudio de Nueva Generación proporciona evidencia detallada de que la aprobación de la mina se daría sobre “arenas movedizas”.

“El papel de la Nueva Generación es proporcionar excelente ciencia objetiva”, dijo Wilder, añadiendo que espera que su estudio dará lugar a una nueva evaluación de la Declaración de Impacto Ambiental original. A medida que los proyectos mineros se continúan desarrollando dentro y cerca de las áreas protegidas a través de todo México, los conservacionistas estarán vigilando Los Cardones para ver si la ciencia rigurosa puede ayudar a los esfuerzos de los ciudadanos para mantener a raya la potencialmente dañina expansión industrial.

 

Publicado con licencia Creative Commons BY-NC-ND. Publicado originalmente el 5 de agosto de 2016  por Martha Pskowski.

 

La simbiosis de los bosques y el maíz en México

Agricultores de distintas variedades de maíz en México reconocen la importancia de los árboles para el mantenimiento de los suelos frente al avance de la deforestación que genera la agricultura industrializada.

FOTO-5
Maíz blanco, negro, rojo, amarillo, morado y “jaspeado”, que es una combinación de colores, son una muestra de la diversidad de este alimento. Foto de Pablo Hernández Mares.
  • En el occidente de México se lleva a cabo lo que se conoce como agroforestería —el cultivo dentro de las superficies boscosas.
  • Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 50 % de los suelos de América Latina y el Caribe tienen alguna forma de deficiencia de nutrientes.
  • Varios agricultores consideran que la principal amenaza contra la conservación del maíz —y de paso, los bosques donde se siembra el maíz de manera sustentable— son las semillas híbridas que venden las agrocompañías

“El bosque es una bomba de agua: la captura y la devuelve para mantener la fertilidad del suelo; sin agua no hay agricultura”, explica Felipe Iñiguez Pérez, quien ha cultivando 3000 árboles durante los últimos quince años en una hectárea en Cuexcomatitlán, en el estado de Jalisco, donde él y su familia producen ocho variedades distintas de maíz criollo.

Además de disfrutar de sus sombras luego de una jornada de trabajo bajo el sol, los árboles le brindan distintos servicios ambientales, entre ellos la remineralización de los suelos. “El árbol tiene raíces que llegan hasta treinta metros de profundidad, donde absorbe los minerales que nos devuelve como composta”, añade Iñiguez Pérez, quien asegura que según las pruebas que ha realizado en invernaderos, la composta de corteza de pino es hasta dos veces más eficiente que las compostas hechas a partir de caña de azúcar o de excretas de ganado.

Con el convencimiento que le ha dado la experiencia en la agricultura ecológica, Iñiguez Pérez aprendió las distintas técnicas en el estado de Chiapas, al sur de México, en comunidades indígenas que han mantenido estos sistemas de producción sustentable durante más de 5000 años.

“Hay una larga historia de relación entre maíces, bosques, manejo de la vegetación y cultura indígena”, afirma Jaime Morales, profesor del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) en Guadalajara.

De hecho, señaló el académico, la Sierra de Manantlán, reconocida como reserva de la biósfera por ser uno de los bosques tropicales ubicados más al norte del hemisferio, “es el lugar de origen del teocintle (zea diploperennis), uno de los ancestros más antiguos del maíz”.

En esta región del occidente de México se lleva a cabo lo que se conoce como agroforestería —el cultivo dentro de las superficies boscosas— “una forma de agricultura muy antigua que por suerte se sigue utilizando en el país”, destacó Morales.

Desde el 2009, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán (RBSM) pusieron en marcha el Programa de Conservación de Maíz Criollo (PROMAC) que promueve la recuperación de las variedades de maíz para proteger la diversidad genética de este cultivo y la de los bosques.

Felipe Iñiguez, de 65 años de edad, siembra maíz en áreas boscosas. Foto de Pablo Hernández Mares.
Felipe Iñiguez, de 65 años de edad, siembra maíz en áreas boscosas. Foto de Pablo Hernández Mares.

De acuerdo al técnico de campo de la RBSM, Sergio Robladas, algunos de los logros que han conseguido en la zona, donde trabajan con casi 500 productores, son la apropiación y recuperación del sistema milpa —los cultivos de maíz asociado con el cultivo de otros productos agrícolas de la región como frijol, jamaica, calabaza, pepino, chile, verdolagas y diferentes especies de quelites en 474 hectáreas; además de la construcción de un banco comunitario de semillas nativas.

“A diferencia de la agricultura convencional o industrializada que llega, arrasa y tumba todo el bosque para sembrar, este tipo de agricultura podríamos llamarla como una agricultura de conservación: conserva la naturaleza, mantiene diferentes tipos de vegetación y hace un uso diferenciado del ecosistema”, dijo Morales, quien considera que el bosque no son sólo los árboles sino toda la vegetación que ahí se desarrolla.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 50 % de los suelos de América Latina y el Caribe tienen alguna forma de deficiencia de nutrientes. Según este informe, los cambios del uso del suelo, como la tala de árboles para ampliar los terrenos para la agricultura, es uno de los factores que incrementan la degradación del suelo a largo plazo.

Conocedores de la importancia de los árboles, los productores de maíz en zonas boscosas como la Sierra de Manantlán realizan sus siembras en “coamiles” —una forma de cultivo no invasiva; se cultiva durante las lluvias de temporal y usualmente es una área pequeña, entre la vegetación nativa. Así, el maíz crece rodeado de Robles (Quercus magnolifolia), Encinos (Quercus castanea) y Pinos (Pinus ocarpa y Pinus devoniana), algunas de las especies nativas arbóreas con las que interactúan los cultivos. 

Para otro agricultor tradicional en el estado de Jalisco, la producción del maíz está estrechamente vinculada a los bosques y las montañas donde representa el inicio de un ciclo. Ezequiel Macías lleva 25 años cultivando distintas variedades de maíz nativo de manera sustentable en el municipio de El Salto, a unos kilómetros de Guadalajara. “Sobre la montaña llega la nube, cae el agua, que con el sol son los elementos esenciales para que haya vida en el suelo”, explicó. “El bosque también nos da aire limpio para respirar, es la casa de una diversidad de animales”.

En tanto, Macías considera que la principal amenaza contra la conservación del maíz —y de paso, los bosques donde se siembra el maíz de manera sustentable— son las semillas híbridas que venden las agrocompañías, como la transnacional Monsanto.

“La diferencia es que la semilla criolla es autónoma, la puedes tener, pasar de mano en mano y sus costos son muy bajos,” explica Macías, “en comparación con la semilla híbrida que cuesta mucho y que no está preparada aguantar las condiciones de la región como pueden ser las sequías”.

Las tortillas de maíz blanco o azul que produce Ezequiel Macías se venden en mercados agroecológicos en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Foto de Pablo Hernández Mares.
Las tortillas de maíz blanco o azul que produce Ezequiel Macías se venden en mercados agroecológicos en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Foto de Pablo Hernández Mares.

“En Estados Unidos sólo se promueven dos variedades de maíces híbridos y transgénicos que están matando toda la diversidad que tenemos”, lamentó Felipe Iñiguez. A través de la  polinización, las semillas transgénicas podrían contaminar el maíz criollo.

Actualmente, la manipulación genética para producir variedades resistentes a enfermedades o de mayor rendimiento ha sido considerada una amenaza al maíz y sus parientes silvestres y se ha instrumentado un dispositivo legal para evitar la ‘contaminación’ del material genético nativo con los organismos genéticamente modificados (OGMs) o ‘transgénicos’. Así lo explica la Fracción XI del Artículo 2º de la Ley mexicana de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (SEMARNAT-SAGARPA-SSA, 2008).

Líneas perfectas, surcos hechos con tractores, mazorcas de altura y color homogéneo sin flores ni árboles a su alrededor es lo que se ve cada vez más en el campo mexicano. Son las tierras cultivadas con las semillas que venden las compañías agroindustriales.

Ante esto, Iñiguez Pérez, Macías y Morales comparten las semillas de las variedades de maíces criollos que siembran y cosechan cada año junto a otros agricultores. De la misma forma, los agricultores intercambian sus experiencias en el manejo sustentable de la agricultura tradicional en México.

Los productores reconocen que la transición del uso de fertilizantes, insecticidas y herbicidas hacia la agroecología representa dificultades, pero aseguran que los beneficios que obtendrán en los siguientes años, tanto económicos como ambientales, son considerables. Además del maíz, ahora pueden sembrar calabazas y frijoles, y no sólo un monocultivo.

Ancho, tabloncillo, tuxpeño, Celaya, ratón, reventador, elotero de Sinaloa, complejo serrano de Jalisco, y el teocintle son los nombres de distintas variedades de maíz que los productores de la Sierra de Manantlán conocen y plantan cada año en sus parcelas para evitar su desaparición con el resguardo y la protección del bosque.

Publicado originalmente el 20 de enero de 2016

Cirugía robótica, tendencia global

IMG_0388

Pensada originalmente para la exploración espacial y la guerra, la cirugía apoyada por robots, aunque aún se encuentra en desarrollo, es más utilizada cada año. Entre sus beneficios está la mínima invasión en el paciente lo que resulta en menos dolor.

“Siempre que digo que soy cirujano robótico me preguntan ¿Eso significa que haces cirugías en robots o que el robot hace la cirugía de manera autónoma?” confiesa  Víctor Maciel, médico especializado en cirugía abdominal robótica por el Hospital St. Vincent en Indianápolis.

“Actualmente estoy recibiendo entrenamiento avanzado en estas técnicas para poder realizar un mayor número de estos procedimientos robóticos de una manera segura y eficaz”, señala Maciel, quien consiguió sus credenciales robóticas al mismo tiempo que obtuvo su diploma como cirujano general.

Para poder realizar una operación apoyado con un robot el médico debe estar certificado en cirugía abierta y conocer el funcionamiento de la máquina, “se pueden realizar cirugías totalmente virtuales con instrumentos robóticos donde el simulador te ofrece un puntaje que mide la economía de tus movimientos, qué tan hábil eres con tus puntadas o la pérdida de sangre del paciente virtual, cuando logras puntajes mayores a 90, el robot te indica que puedes proceder a cirugías en humanos bajo la supervisión de un cirujano robótico experto” indica Maciel.

Este médico egresado de la Universidad de Guadalajara compara esta capacitación con conducir un automóvil automático cuando ya se conoce cómo conducir un carro estándar.

“El interés por el robot Da Vinci (el más utilizado actualmente) se ha incrementado exponencialmente porque los cirujanos se están dando cuenta de los beneficios que aporta, sólo en cirugía general y en cirugía de hernia se ha incrementado cuatrocientos por ciento el número  de procedimientos robóticos en un año” advierte Maciel, quien vaticina que en el futuro habrá una mayor aceptación por parte de los médicos hacia los robots.

Una tendencia en esta área es el desarrollo de pequeños robots que puedan incluso ingresar al cuerpo humano para realizar alguna operación, “otros robots están siendo desarrollados por compañías como Johnson & Johnson y Google que están trabajando una versión de robot quirúrgico, universidades en Canadá y Brasil también están investigando, esta competencia va a llevar a nuevos robots más avanzados, pequeños y baratos” apunta Maciel.

image

Aunque desde el punto de vista de este especialista en cirugía robótica el número de variables que debe tener en cuenta todo el tiempo el cirujano durante una intervención quirúrgica es tan grande que parece complicado que un robot llegue a ser autónomo para realizar una cirugía, los avances en inteligencia artificial podrían generar un robot cirujano en el futuro.

“Entre mis planes a futuro está en ir a Berkeley donde un grupo de científicos está programando al robot Da Vinci para realizar algunas acciones de manera autónoma, aunque los resultados que han obtenido son muy variados, algo que a mí me toma suturar 10 minutos el robot tarda 60 minutos aunque es más minucioso” concluye Maciel.

Algunos beneficios de la cirugía robótica:

 

  • Produce menos daños a los tejidos
  • Produce menos inflamación
  • Genera menos dolor
  • Propicia una recuperación más rápida en los pacientes
  • Reduce complicaciones post operatorias
  • Evita grandes incisiones
  • Disminuye el riesgo de crear hernias abdominales
  • Produce una mínima invasión en el paciente
  • Ofrece una mejor definición óptica al cirujano
  • Utiliza instrumentos articulados, que simulan la mano humana
  • Otorga más precisión al cirujano
  • Facilitar la creación de nudos quirúrgicos, indispensable en cirugías muy complejas.