“Estamos viviendo una revolución en la genómica”: Soberón Mainero.

“Esta revolución se parece en términos de su magnitud a la exploración del espacio” aseguró el director del Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN) Xavier Soberón Mainero.

Xavier Soberón Mainero

El Investigador titular del Instituto de Biotecnología de la UNAM expresó en una conferencia que por lo menos desde hace 50 años se conocía que el material hereditario es una sustancia química “pero no habíamos tenido la capacidad de descifrar el mensaje que trae esa sustancia de manera comprensiva”.

Para este científico, que ha enfocado su estudio en el análisis químico del ADN, el proyecto del genoma humano hizo arrancar el siglo XXI y explicó que la inversión económica que se requirió para conocer el primer genoma humano, de entre 4 mil millones de dólares, resultó en una tecnología que se abarató 1 millón de veces “nunca habíamos visto en un aspecto tecnológico de la sociedad contemporánea un efecto tan dramático como este”.

Para visualizar esta cantidad el Dr. Soberón utilizó la comparación con el precio de un Corvette “cuando se terminó el proyecto del genoma humano en ese momento un Corvette constaba 35 mil dólares, si se hubiera abaratado este carro lo que se abarató la secuencia hoy constaría 10 centavos de dólar”.

“Esto nos está permitiendo hacer cosas antes nunca soñada”, comentó el Dr. Xavier Soberón Mainero, quien fue un importante protagonista en la consolidación de la ingeniería genética en la UNAM “primero la meta fue obtener un genoma, en la actualidad estamos hablando de cientos de miles de genomas”.

Lo anterior representa que las letras genéticas (los 23 cromosoma dentro de cada una de las células del cuerpo contienen 6 mil millones de letras) que distinguen a unas poblaciones de otras y las que diferencian a un ser humano de otro están siendo catalogadas y son analizables.

“Entre un ser humano y otro, mientras no sean parientes cercanos, hay 5 millones de diferencias, que parecen muchas pero pueden ser pocas porque son apenas una milésima parte en términos del número de estas letras genéticas”, expuso el Dr. Soberón quien fue  Director del sistema nacional de investigadores en  2008 y 2009.

Por si fuera poco el Dr. Xavier Soberón aseguró que los seres humanos estamos poblados por microorganismo “se calcula que un ser humano promedio puede cargar más de un kilo de bacterias y con las nuevas tecnologías podemos analizar todos los genes de todas las bacterias que habitan en nuestro intestino, en la boca o en nuestra piel”.

Quien también fuera presidente de la Academia de Ciencias de Morelos  señaló  que con esta revolución científica se está aprendiendo más Biología y más medicina lo que abre la posibilidad de hacer una medicina preventiva, predictiva, personalizada y participativa.

El Dr. Soberón enfatizó que la revolución genómica está generado una economía de la salud y la biotecnología “el crecimiento del negocio biotecnológico es la aplicación  del conocimiento genómico”.

El científico concluyó apuntando que esta situación también va a generar un serie de preguntas que requieren respuestas desde los puntos de vista ético y jurídico; cuestiones de privacidad, confidencialidad, psicología o el acceso a estas mismas tecnologías.